Haba HISTAL

No reward points for this product.


8410579003067

Nuevo producto

Haba Histal.

Plantas altas con 4-5 tallos fuertes y gruesos de hojas grandes con foliolos ovaladados. Vainas muy largas de  30-35 cm de longitud y 3 cm de anchura conteniendo 7-8 granos de gran tamaño. Variedad de ciclo semiprecoz con buen aguante al frío.

Contenido: 250 gr

2,50 €

Suelo:

El haba común se puede cultivar en cualquier suelo bien drenado.

Es poco exigente en suelo, aunque prefiere suelos arcillosos o silíceos y arcillosos calizos ricos en humus, profundos y frescos.

Le perjudican los suelos húmedos mal drenados.

El pH óptimo oscila entre 7,3 y 8,2.

Preparación del terreno:

La preparación del suelo requiere de una labor de 25-40 cm de profundidad, aprovechando para estercolar y enterrar el abonado de fondo.

Posteriormente las labores se limitan a 1 ó 2 escardas, con especial cuidado, dada la fragilidad de las plantas.

Siembra:

En climas fríos su siembra se realiza en primavera.

Hileras de 60 cm de distancia y 20 cm entre planta y planta.

La época de siembra está ligada al clima y se realiza desde agosto-septiembre en cultivos precoces hasta noviembre y en las zonas de interior se ponen en primavera.

La siembra se realiza a chorrillo, a golpe, a mano o con sembradora. Las semillas se disponen en líneas o caballones, con una distancia entre líneas de 50-60 cm y 25-30 cm entre plantas. La nascencia se produce a los 8-12 días, dependiendo de la temperatura y la recolección se realiza transcurridos aproximadamente 90 días (según variedades).

Siembra las semillas más grandes a 5 cm de profundidad y a 25 cm de distancia entre sí, en una tierra bien removida y abonada. Siembra entre mediados y finales de otoño, o bien siembra las semillas en macetas bajo cristal a mediados del invierno.

Realizar 2 ó 3 siembras mensuales desde finales del invierno en adelante.

Los períodos de siembra van de principios a mediados de invierno para un cultivo temprano; y de principios a finales de primavera para una cosecha media.

Las habas comunes se cultivan normalmente en una doble hilera de 25 cm de separación y con 20 cm entre las semillas, que se espacian en una hilera de 5cm de profundidad.

Si el jardín es frío, coloca las siembras en otoño bajo una campana de cristal.

Riego:

Regar cuando las plantas estén en floración y fructificación. Abonado o fertilización: Junto a las labores de preparación del terreno se aporta un abonado similar al siguiente (cantidades orientativas): estiércol (20 T), superfosfato de cal al 18 % (500 kg), cloruro o sulfato de potasio (200 kg), sulfato amónico al 21 % (200 kg).

Se puede aprovechar las semillas que sobren para hacer un cultivo de abono verde (se entierran los vegetales y aportan nitrógeno), en zonas del suelo que queden al descubierto.

Otras labores:

Desherbar.

Aporcar la tierra de la base de las plantas. Guíe las variedades más altas con estacas y cuerdas. Despuntar los extremos de los principales tallos una vez que se hayan formado las primeras vainas para que maduren antes, así como para impedir la acción del pulgón negro.

Plagas y enfermedades de las habas verdes:

- Pulgón negro.

- Sitona (igual que el guisante).

- Lixus (escarabajo).

- Roya. - Esclerocio (moho blanco).

- Mildiu. - Mancha de chocolate (botrytis).

- Jopo (planta parásita).

Recolección:

Duración del cultivo de 70 a 90 días. Deben recolectarse cuando las vainas estén todavía verdes y antes de que la piel de las semillas empiece a volverse áspera

Productos relacionados